miércoles, 23 de marzo de 2016

Presentación


Hola de nuevo amigos,

Corría el año 1009 cuando el Califa Hisham III, de la dinastía Omeya, fue derrocado. A partir de ese momento, se suceden en el trono de Córdoba hasta nueve Califas en un periodo de 21 años, en medio de luchas intestinas por el poder y de una anarquía total, lo que abocó al poderoso califato a su abolición y consecuente desintegración en 39 Reinos, denominados Taifas, que en árabe significa “bandos”. Esto sucedía en el año 1031. Aún habrían de transcurrir otros 17 años para el nacimiento de nuestro personaje, Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid.
Ruta Las 3 Taifas
De entre todos estos reinos, serían las Taifas de Albarracín, Toledo y Zaragoza, las que proporcionaron el escenario a las andanzas del Cid y su mesnada. Las dos últimas, tuvieron un gran peso e importancia en la época. Estas comunidades dan nombre a esta ruta: Las 3 Taifas.

La fragmentación del califato propicio sobremanera el avance de los cristianos, que poco a poco se fueron imponiendo a los reinos musulmanes, bien sometiéndolos directamente por las armas, o bien, convirtiéndolos en vasallos, haciendo que pagaran impuestos para no ser conquistados. Estos impuestos se conocían como “parias”. Dada la diversidad de reinos, eran muy frecuentes las alianzas de todo tipo, no solamente entre reinos con la misma religión. El propio Cid puso su espada y sus tropas al servicio de los reyes musulmanes en
numerosas ocasiones. En este sentido, podríamos considerarle un mercenario.


Taifa de Toledo

Tuvo gran importancia estratégica como capital de lo que se conocía como la Marca Media,
línea que delimitaba los territorios cristianos de los musulmanes. A raíz de la caída del Califato Omeya de Córdoba, este reino adquirió una mayor importancia como urbe musulmana, constituyéndose en la capital de la Taifa del mismo nombre, que llegó a abarcar las actuales provincias españolas de Toledo, Madrid (ciudad ésta de origen musulmán, fundada en el siglo IX), Guadalajara, Cuenca y Ciudad Real.

Además de estas, fueron numerosas las ciudades que estuvieron bajo su dominio, como es el caso de Ciudad de Vascos (situada en el extremo occidental de la provincia de Toledo, con importantes yacimientos arqueológicos de la antigua Medina), Talavera de la Reina (refundada por los musulmanes sobre una antigua ciudad romana, siendo la urbe más importante de la Taifa, tras la capital), Calatrava la Vieja, etc., o ya más al norte, Atienza, Sigüenza o Medinaceli, ya referenciadas en este blog, en la travesía Tierras de Frontera.

La ciudad de Toledo, y con ella la Taifa al completo, pasó a manos cristianas el 25 de mayo de 1085, siendo su conquistador Alfonso VI, rey de Castilla y León.


Taifa de Albarracín

Fue un pequeño reino establecido alrededor del municipio de Albarracín y de su serranía. Ocupaba aproximadamente la parte suroccidental de la actual provincia de Teruel, y sus dominios se extendieron hasta Calamocha y Pancrudo (al Norte), Gúdar y Jarque (al Este), Camarena de la Sierra y Teruel (al Sudeste), y Castielfabib (al Sur); ocupando las cuencas del río Alfambra, el Guadalaviar y el alto Jiloca hacia el norte hasta Monreal del Campo y el Poyo del Cid.

En 1090 llegaría El Cid a estas tierras, exigiendo al rey musulmán el pago de tributo. Ante la negativa de Abd al-Malik a pagar las parias al Campeador, Rodrigo Díaz de Vivar decidió conquistar Albarracín y unir las tropas musulmanas a su mesnada, con el objeto de aunar fuerzas para el futuro asedio a Valencia.
Mapa Península año 1030


Taifa de Zaragoza

Llamada también taifa de Saraqusta, limitaba al sur con el pequeño reino de Albarracín. Hacia el 720 todo el valle del Ebro y las ciudades más importantes de la ulterior región de Aragón estaban ya dominadas por el islam. Zaragoza era considerada línea fronteriza, cabecera de lo que se conoció como Marca Superior. Comprendía por el oeste las ciudades de Medinaceli, Soria, Calahorra, Arnedo, Alfaro y Tudela, y llegaba por el este hasta el curso del Cinca, con ciudades como Barbastro, Monzón, Fraga y Lérida, la más importante, que no siempre acató la autoridad del rey de Zaragoza.

En el año 1081 el empuje del rey aragonés Sancho Ramírez era considerable, amenazando constantemente las fronteras de la taifa de Zaragoza desde el norte. Para resistirlo, el rey Almutamán contó con los servicios de las tropas mercenarias de El Cid, que ya estuvo al servicio de Al-Muqtadir en sus últimos años de vida. El Cid seguiría al servicio de Al-Mutamán (o Al-Mutamín) hasta 1086, momento en el que Zaragoza fue asediada por el rey cristiano Alfonso VI. Si el Cid rompió los lazos con Al-Mutamán debido a un conflicto de intereses personal entre la defensa de Zaragoza y el servicio a su señor natural, o si fue condonado su destierro, al apreciar Alfonso la utilidad de tal caballero en su ejército, es algo que todavía no se ha dilucidado.


Es en este escenario espectacular, lo que podríamos considerar un complejísimo tablero de ajedrez geopolítico, con multitud de reinos musulmanes conviviendo con un puñado de reinos cristianos en continuo avance, donde me desenvolveré los próximos días, a partir de mañana, día 24. Al igual que en el Camino del Destierro y Tierras de Frontera, esta zona está muy despoblada y por ello, las dificultades se presentaran -sin duda- en forma de soledad y de falta de servicios, además de los rigores del propio camino. Serán 300 intensos kilómetros caminando por lugares de gran belleza, por viejos y “mil veces mil” transitados caminos, entre las localidades de Ateca (Zaragoza) y Cella (Teruel), compartiendo también parte de la provincia de Guadalajara. La recién estrenada Primavera potenciará aún más si cabe los paisajes con los que me voy ha encontrar.

Espero hacerlo bien y ser capaz de trasladar a los lectores de este blog, a la fascinante Edad Media, a la época en la que discurrió la vida de Rodrigo Díaz de Vivar. Por delante un patrimonio cultural y artístico muy importante para visitar, acumulado a lo largo de muchos siglos, con innumerables iglesias, castillos, fortalezas y todo tipo de construcciones medievales. De todo ello, espero sobre todo aprender, y también dejar mi granito de arena, con mis comentarios en este blog, que sirvan de alguna manera para potenciar un poco más esta espléndida ruta.

Ciudades consideradas hitos en el Camino del Cid, que conforman la travesía Las 3 Taifas, como es el caso de Daroca, El Poyo del Cid, Monreal del Campo, Molina de Aragón, o la maravillosa ciudad de Albarracín, considerada una de las localidades más bellas de España, harán de este viaje algo muy especial, con toda seguridad.

Os iré contando…


Un abrazo

9 comentarios:

  1. ¡Contigo hasta aprendemos geografía e historia!

    ResponderEliminar
  2. Kaixo Iñigo!
    Espero contribuir a dar a conocer todos estos pueblos, hoy casi desiertos, muchos de ellos con un gran patrimonio e historia.
    La gente de los pueblos, especialmente las personas mayores, me ayudan y me ponen rápidamente al día en lo que es su forma de vida...☺

    ResponderEliminar
  3. Hace muchos años, cuando yo quería potenciar el senderismo entre los mayores, porque aún yo no lo era, como ahora, uno de los hermanos de la entonces Directora General de Mayores (o algo así) de la Junta de Castilla - La Mancha, me dijo que ya le gustaría tener un documentalista como yo, y eso es porque no conocía a Jon, a cuyo lado soy un simple aspirante a meritorio de aprendiz. Y es que las personas buenas dejan a su paso una estela de armonía y brillantez. Si en vez de Jon, fuera un GPS, sería su "track"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique… ¡¡querido amigo!!
      Me honran tus palabras. Viniendo de una persona muy formada, informada e inteligente, además de una magnífica persona, lo considero todo un cumplido.
      Intento que mis relatos reflejen lo mejor posible lo que son los pueblos por los que paso, la vida de sus gentes…su historia, y sobre todo aprender. Aprender. Siempre recibo más de lo que doy. Tú eres una persona que ha viajado muchísimo y al igual que yo eres un nómada de corazón.
      Un abrazote

      Eliminar
  4. Ánimo Jon,qué buena preparación pa las Millas, y conoces esa parte ciertamente olvidada pero magnífica... un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio! Ya vamos, poco s poco...cogiendo fondo para las Millas, aunque no se yo. Solo me quedan huesos ☺ Un abrazo

      Eliminar
  5. Interesante, muchas gracias por compartir tus vivencias.
    Yo salgo el miércoles día 6 de Abril con mi caballo desde Molina de Aragón y la idea es terminar en Cella en cuatro etapas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo terminé ayer en Cella. Muy bien toda la travesía de Las 3 Taifas, aunque muy-muy duro, en muchos sentidos, para los que la hacemos caminando. Espero poder publicar hoy las dos últimas etapas. Si pudiera, a mi también me gustaría hacer la misma ruta a caballo. La zona se presta a este tipo de viaje, y además cuadra con el espíritu medieval del Camino del Cid. Si está en tu mano, no dejes de visitar a las personas que menciono en mi blog, personas todas ellas que a mí me han acogido con mucho cariño. Un abracete.

      Eliminar
    2. Pues ya te contaré, es una de las rutas que tengo pendientes.
      Aunque yo me desviaré del trazado oficial en Orihuela del Tremedal, para recorrer por el Itinerario Ecuestre homologado IE-034 hasta Tramacastilla, que es donde vivo y tengo mis caballos. Desde Tramacastilla, por el IE-034 volveré a retomar el trazado oficial antes de llegar a Albarracín, para no dejarlo hasta el final en Cella.
      Saludos

      Eliminar